Mesa Redonda: Economías Sociales
27 octubre 2014 - Impact Hub

POR  · EN OCTUBRE 13, 2014

El escenario de esta mesa redonda fue un café en una terraza soleada, sumergida en un espacio lleno de naturaleza y pasión. La conversación no tuvo otra opción que seguir la hermosura del entorno. Solo tuve que hacer una pregunta para presentarnos entre todos y ahí… ya comenzó la magia.
Empieza Tomás González, quién es medio argentino y medio chileno. Creció entre ambas culturas y para él las fronteras son un espacio de riqueza. En un momento de su vida supo que no estaba en el lugar en el cual hubiera querido estar, y fue justo ahí cuando ganó una convocatoria pública que lo trajo a Colombia para crear soluciones que utilizaran las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) como medio para contribuir a la superación de la pobreza. Su objetivo y sus esfuerzos se han centrado en aumentar los niveles de confianza y colaboración entre vecinos de comunidades cuyos habitantes tienen diversos talentos pero no los aprovechan simplemente por falta de comunicación.
Luego se presenta Samir Hamra, brasilero, quien está cursando una maestría en Columbia University. En su trabajo sobre prácticas de desarrollo buscó pasantías en grandes compañías pero ninguna resultó la correcta, y así, como juego del destino, a través de amigos en Brasil, contactó al equipo de Social Lab Colombia. Eso lo trajo a estar hoy acá con nosotros, aunque muy pronto volverá a NYC.
Por último conocimos la historia de Ana Sofía Suarez. Su introducción fue un tanto mas larga, y es que su historia de vida también la merecía. Antes que en Colombia ha vivido en México, su país de origen, y luego en Reino Unido, India, Ghana y Camerún. Tanto en su camino profesional como en el de activista esos fueron los escenarios en los cuales Ana ha luchado para lograr comprender las necesidades de sus habitantes y contribuir en la defensa de los derechos humanos de las comunidades en las que ha escogido o le ha tocado vivir. Su opinión y actuación han causado importantes olas de acción en espacios diferentes, desde el de los zapatistas hasta el de Occupy Movement. Hoy trabaja desde Colombia en Avaaz, donde aplica uno de los ideales que marcó su vida “Aquí el pueblo manda y el gobierno obedece”.
La conversación tomó rumbo solita, siendo la economía social el eje de diversos argumentos y soluciones que fuimos profundizando durante nuestra mesa redonda. Comenzamos analizando el emprendimiento social, y todos concordamos en la importancia de su inclusión en la agenda de trabajo global para el 2015, como paradigma socioeconómico que responde a una realidad distributiva. Nos apoyamos en el estudio que Samir hace de teoristas económicos, como Carlota Pérez, científica venezolana experta en tecnología y en desarrollo socioeconómico, quien habla del momentum de cambio y lo compaginamos con los conceptos expresados por David Rolfe Graeber, antropólogo de London School of Economics, quien considera que el momentum no logra desarrollarse por la falta de opciones necesarias para avanzar hacia la evolución que corresponde a la actualidad. Entre todos se llega la conclusión que, dada la interconectividad de las ideas, todas las alternativas son y serán cuestionadas.
Tomás considera que si tomamos en cuenta el marco cultural y la interacción entre pares, el cambio de percepción política está estrechamente ligado al debate constante gracias al cual se logra que “la cancha esté muy lista”. Samir interviene para poner en tela de juicio el concepto según el cual cada ciclo económico empieza por una revolución y se pregunta ¿por qué, si bien estamos en la quinta ola de desarrollo desde la revolución industrial el capital financiero no transita hacia el capital productivo?.
El debate se orienta seguidamente hacia la revolución actual: la información. Si el costo de la información ha disminuido, no por motivos económicos sino por la interconectividad y las herramientas de participación masivas, es de asumir que dichos costos de producción también son transportables a otros sectores. Ana contextualiza este fenómeno al considerar que la producción de la información deriva del público, y al ser masiva esa producción los costos cambian drásticamente. Da como ejemplo los Trending Topics en diversos canales de comunicación virtuales y su influencia en las noticias cotidianas. Comenta Samir que este cambio, es un proceso natural que fluye hacia otros sectores, y Tomás al comentar su interacción en Latinoamérica reitera la pregunta ahora en boga: las TIC, ¿acercan o alejan?.
Tanto Samir como Ana responden con sus experiencias que desarrollan en diversas redes de comunicación virtual las cuales utilizan a diario tanto en su vida personal como en la profesional, y con las cuales mantienen al mismo tiempo su vida en Colombia y sus círculos sociales en diferentes países.
La conversación se acerca a su conclusión. Ha quedado claro que la economía social junta diversas aristas y está llena de cruces y disyunciones. Luego de diversos debates sobre economía, sociedad y su interacción, quedamos con más preguntas que respuestas, con ganas de seguir investigando pero con la certeza que la unión de diversos sectores es el camino para dar con soluciones efectivas. También se evidenció la necesidad de que los actores se propongan escuchar con claridad a los demandantes de las soluciones. Las herramientas de participación ciudadana son claves para el entendimiento de la economía social y es precisamente el enfoque de la interdependencia el que hace que todos tengamos en nuestras manos los instrumentos para prepararnos y proponer las nuevas estructuras que fertilicen los caminos de las generaciones por venir. Conocernos, escucharnos, proponer y actuar con convicción son los mecanismos que tenemos para fortalecer una sociedad donde todos somos humanos, somos parte del ecosistema y tenemos la facultad para decidir nuestro futuro.
Nuestros métodos de intercambio y nuestra posibilidad de alcanzar la justicia desde nuestros entornos son herramientas fundamentales.

Fuente: Vicerversa