EL CAMBIO ES UNA CONSTANTE MÁS QUE UNA ACCIÓN
13 julio 2020 - Impact Hub

Transformarse puede ser atemorizante o excitante para muchos, depende de dónde se vea: lo cierto es que el proceso de innovar abre la puerta a una enorme posibilidad de crear algo nuevo a partir de lo que ya contamos. Además, si tenemos en cuenta que la vida es una constante en donde cada día es diferente al anterior y también, si indagamos desde la ciencia encontraremos que todo ser vivo es un sistema cerrado que está continuamente creándose a sí mismo y, por lo tanto, reparándose, manteniéndose y modificándose, lo que en términos se llama autopoiesis y no es más el resultado de constante cambio que ocurre en la vida del ser humano.

Ahora, entender el cambio en estos momentos es necesario, pues debido a la aceleración de la digitalización y la reciente crisis que permeó todos los modelos de negocio, generando nuevos mercados, ajustando los actuales y dejando atrás otros tantos. Pero entonces, cómo podemos hacer este proceso de transformación.

 

1. Realiza un análisis DOFA

Te permite tener un diagnóstico de dónde estás y del panorama disponible para definir tus acciones y ajustes.

 

2. Buscar una red de apoyo

Tanto en lo personal como profesional, el entorno influye en nuestras decisiones.  Es importante que te rodees de personas que te estimulen y apoyen.

 

3. Pensar en infinitas posibilidades

Especialmente en momentos de incertidumbre donde nada es seguro, todo es posible.  La falta de consistencia y volatilidad hace que todo pueda ocurrir, por lo que hay mayor permeabilidad para lo nuevo, innovaciones y enfoques diferentes en todas las actividades.

 

4. Actuar y medir los resultados

Enfocarse en el actuar, llevar a la práctica mediante una estrategia y plan de acción, e ir midiendo el resultado concreto. En tiempos cambiantes los resultados pueden verse en plazos variables, por lo que si bien no se puede predecir bien qué va a ocurrir.

 

5. Crea tu marca personal

Si no lo has hecho, este es el momento de conformar tu sello distintivo, tu huella con ADN personal que te permitirá que el mundo te distinga entre los millones que están reinventándose. La Marca Personal es la puesta en valor de tus capacidades combinadas con tu estilo de ser y tu sello.

 

6. Equilibrar las emociones

Trabajar en tu auto conocimiento para detectar aquellos comportamientos que atenten contra tu proyecto. Por ejemplo, contratar un coach con experiencia de varios años te ayudará a reconocer, elaborar y ajustar el impacto emocional que vas sintiendo, y a su vez, te propulsará hacia el siguiente nivel de lo que quieres lograr.